susiseenreda TM. Con la tecnología de Blogger.

Susi se enreda

Mi foto

El crochet o ganchillo, es una técnica centenaria. Al descubrirla, también percibes las infinitas formas que puede adoptar con pocos puntos básicos. Es una pasión y una profesión. Soy feliz de poder compartirla a través de mis piezas.

Archivo del blog

Seguidores

Instagram

ESTAMOS EN...

ESTAMOS EN...
SUSISEENREDA EN CHICISIMO CON MIND THE HAT

Mi colección en...

Mis diademas en:

Mis diademas en:
De Oca a Oca Leganés

Mis bufandas Lou en:

Búsqueda

Cargando...

Follow by Email

Visita mi web. Clic en la imágen

Visita mi web. Clic en la imágen
Gracias
jueves, 14 de febrero de 2013





LAS EDADES DE LEONOR



















Un bolso cuenta muchas historias de su propietaria, ¿no creéis?.
Ya os he hablado en varios de mis post de mi abuela Leonor. Siiiii, haced memoria.....: en Colchas , colchas.colchas os mostraba la que ella hizo, una de cuadros grandes, descolorida por el paso del tiempo pero aún hermosa; en ¿Quién fue tu maestra?. os enseñaba el top-obra de arte que le hizo a mi madre; en Los nombres de mis collares tercera entrega os hablaba de el collar que lleva su nombre y le he tejido con todo mi amor.......
!Pues no hay tres sin cuatro!
Hoy el post está exclusivamente dedicado a mi querida abuela materna.





Collar Leonor
¿A que me queda precioso?







¿No creéis que cada edad tiene su prenda?, acorde o no a ella, a veces. Con las prendas de ganchillo podemos decir lo mismo.
Voy a hacer un recorrido por mi historia, en función de las prendas que mi abuela ha tejido , unas para mi, otras no, pero que al final, todas han acabado en mis manos. Acaparadoras manos con estas cosas, que diría mi hermano Kiko. Hay que andarse listo, hermanito!!!!!




Mi abuela Leo nació en el año 1896, era madrileña, pero conoció a un apuesto extremeño, y dejó su Madrid natal para afincarse allí. Como algunos ya sabéis era una super mujer en toda regla. Era maestra, tuvo siete hijos, sobrevivió a la separación de su marido y dos de sus hijos durante cuatro años, en esta sinsentido guerra Civil española. ¿Es que alguna guerra lo tiene?. Además de darles una educación completa, en todos los aspectos: culturales, afectivos y cívicos,  al final de una larga jornada laboral, todavía tenía tiempo para tejer y tejer prendas maravillosas.
Os voy a mostrar algunas de ellas.






LA EDAD DE LA INOCENCIA




Ohhhhh, que monada.......
Este jersecín me lo hizo cuando tenía menos de un añito.
Si lo tuvierais entre las manos, comprobaríais  lo bien hecho que está.


Con aquellos botoncitos de nácar tan delicados!







LA EDAD DE LA INOCENCIA II







Esta chaquetita me la tejió mi abuela cuando tenía unos tres añitos, no más.
Yo creo, que las que sois más o menos de mi edad , casi seguro que habéis tenido una prenda como esta, de ganchillo, y con esos botones que parecían caramelos de azúcar blanco.
Algunos puntos estaban sueltos, la he recompuesto un poquito para que luzca así de bonita. Cómo no tengo niñas, la he colgado en un perchero blanco muy bonito, a la vista,en mi habitación, junto con una mañanita que también hizo.



!Vaya batiburrillo!
Pero ordenado, eh?







REBELDE SIN CAUSA











Ayyyy, el top-obra de arte de ganchillo.
Algunos ya lo sabéis, para los recién llegados, os cuento la historia: éste top se lo hizo mi abuela a mi madre cuándo tenía 14 ó 15 años. Éste último verano, me lo encontré en un cajón de un armario, muuuuy escondido, pero no hay cajón que se me resista, jajaja. Y, como no podía ser de otra manera, enredé a mi madre para que me lo restaurara, pues tenía flores medio deshechas por todas partes. Ella, con hilo de bobina, trabajo arduo creedme, lo arregló, yo lo metí en blanco nuclear, le descosí un forro bastante deteriorado que tenía, y.......voila.
Sólo me lo he puesto una vez, pero este verano.....es el verano, no me lo pienso quitar.
Por cierto, la rebelde no era mi madre, sino yo.....eso sin ninguna duda, creo que fui una adolescente muuuuyyy rebelde, jajaja.





Fijaos el detalle del ganchillo.
Magistral!






UNA NOCHE EN LA ÓPERA








EL ABRIGO DE MI ABUELA
Así, con mayúsculas. Lo tengo desde hace casi veintiséis años, lo tenía tan guardado que no sabía donde estaba, ha sobrevivido a un montón de mudanzas, y en la última nos reencontramos.
El año pasado lo llevé a que le pusieran un forro, pues no tenía.
Tiene un aire muy retro, no os parece?, Me imagino a mi abuela con este abrigo y su bolsito de plata que os he puesto al principio del post, entrando en uno de esos bailes del Hotel Palace, por ejemplo, a principios de los años treinta...
Es realmente maravilloso.





Mis abuelos.
!Qué glamour!



Con este post, cierro una trilogía junto con los dos anteriores.
 Están dedicados a tres mujeres hermosas, generosas y valientes que han llenado mi vida de cosas buenas, ninguna mala: mi madre, mi tía y mi abuela. Madre, hijas, nietas, se cierra el círculo.
Os quiero a las tres.









Qué canción más bonita, estoy segura que mi abuela la escuchaba y le gustaba.
Qué la disfrutéis.
La semana que viene será una semana mejor.
Un besín a todos.













































17 comentarios:

Roseta dijo...

Que guay! El monedero está a la última, pero imagino que el abrigo tambien lo utilizarás, vaya trabajón!! con uno de tus collares te puede quedar genial! Pero el top me ha hecho tilin...jajajajj Besos guapa!!

Maria Vila dijo...

Es Precioso Susi!! que bonita historia y sobre todo lo bien que sabes contarla y el sentimiento que pones en ella

Rosa Matamala dijo...

Me encanta el de la adolescencia. Ese te lo pones ahora y parece actual. Rebelde y encantadora Susi, éso eras a tus 15. No hay artista sumiso. Los que te conocemos no cambiaríamos nada de ti en aquella época que yo tuve el honor de compartir. Y a tus abuelos los recuerdo allí en el patio (con la mala memoria que tengo). Tu abuelo tieso, imponente, pero luego te regalaba una sonrisa (leve) que te parecía una perfecta aprobación. A tu abuela cosiendo siempre, como tú ahora. Los genes...

Susi C. Pizarro dijo...

Jajajaja, si Esther, yo también estoy enamorada de ese top.
Pues mira, si no perdemos contacto, cuando seamos más mayores y nos de menos miedo, podemos intentar hacerlo y luego ponemos las fotos, como con los corazones a amigurimi.
Un besazo.

Susi C. Pizarro dijo...

Gracias María, que bonitas palabras. Me alegro que ya haya gustado.
Y sobre todo me alegro de que estés por aquí. Quédate con nosotros, jaja
Un besazo guapa

Susi C. Pizarro dijo...

Mi querida amiga puerta con puerta de la infancia, de bellos recuerdos en aquel patio de colegio.
Si, mis abuelos vivían allí con nosotros y los has descrito muy bien.
Muchas gracias.
Un besazo
Ah, tengo una foto que va a encantar. Luego te la pongo, jajaja

Angela dijo...

My Dear Susi, una semana más encantada con tu post. Yo he tenido la suerte de ver en primera persona el jersey y el abrigo. El abrigo es muy bonito y sinceramente te lo tienes que poner porque desde luego que más cool no puede ser. El top de la rebelde Susi...me gusta muchooo!!espero verte con el puesto, por cierto si que te imagino yo siendo rebelde...No puede ser de otra manera...MENTE INQUIETA, CULO INQUIETO. Todo Ok. Muchos besitos

Susi C. Pizarro dijo...

Jajajaja,, gracias Ángela, guapa. Es verdad, te lo enseñé el otro día. Son todas prendas preciosas, y laboriosas....
Ya me vas conociendo un pelín por lo que veo.
Gracias por seguir el blog y comentar, sabes que lo agradezco un montón.
Un besazo.

Jackie dijo...

Hola mi Susi… que gran mujer tu abuela Leonor… una vez más, me ha gustado mucho tu post y conocer un poco más la vida de la Abuela Leonor, que tiempos aquellos en los que las mujeres eran auténticas heroínas capaces de hacer mil cosas a la vez y hay que ver lo poco valoradas que estaban… La primera imagen del bolso ya me ha impactado, es maravilloso… Te puedo imaginar de canijilla con ese jersey y abriguito, ambos preciosos, tan mona y chula tú… El collar, como ya comenté en otro post, me enamoré de él nada más verlo y me encanta tenerlo… El top, me acuerdo perfectamente de él, debes ponértelo más porque es una pieza que no pasa desapercibida y seguro que todo el mundo te va a preguntar ¿dónde te lo has comprado? y con el abrigo me quedo boquiabierta… realmente espectacular!!! Pero lo que más me sorprende de todo esto es que conservéis estas piezas durante todos estos años, yo he tenido alguna cosilla que me hizo mi madre, cosas maravillosas, y me da ahora rabia pensar que ya no las tengo… Por último quiero decirte que he visto tus nuevas creaciones y ME HAN ENCANTADO!!!! Un besazo guapa y que vaya todo bien en el día de hoy!!!



Susi C. Pizarro dijo...

Hola mi amiga Jackie, pues si supieras que hay un montón de cosas más que no hemos conservado y a mí también me da rabia. Como por ejemplo ese jersey que me recordaste el otro día, que te dejé cuando nos conocimos de adolescentes en Villalba, el blanco aon unos reborditos en azul......Ni idea de donde está.
Que me alegro que te haya gustado, y te queda genial mi Leonor en tu cuello.
Ya te cuento, un besazo enorme amiga.

Yolanda dijo...

Qué bonito Susi, me encanta. Enredas tú un montón verdad?, cuantos recuerdos. Muchos besos

Susi C. Pizarro dijo...

Hay que enredarse prima , así es más divertido. ¿ no tienes tu ninguna prenda que os hiciera abuela?, se que Meñi tiene un poncho.
Me alegro que lo leas y comentes y te guste....
Un besazo.

Mamen dijo...

Bueno, hermana, que te acabo de escribir un comentario bien largo y me lo ha borrado, se me olvidó poner cómo comentar. Bueno, que más vale tarde que nunca, que vaya semanita. Conseguí ver el post entre dos reuniones pero no tuve tiempo para comentarlo. Me ha encantado, cuántos recuerdos de nuestra querídisima abuela Leo. No pasa un día sin que me acuerde de ella, como de tía. Esas mujeres que nos han marcado por su fuerza de carácter y su bondad. Como nuestra queridísima madre, que es la tercera gran mujer de esta historia. Pues eso, que sigas escribiendo estos posts tan bonitos, seguro que la canción que has puesto le encantaba a abuela. Y ¿cómo es que yo no había visto nunca el abrigo de abuela? ¿eh, pillina? jaja... ya me contarás.
Un besazo.

Susi C. Pizarro dijo...

Jajaja, no lo habías visto nunca????. Hasta hace veintitantos años estaba en casa.....
Bueno, hermana vamos a celebrar la vida una vez más. Abuela y tía han estado ahi, eso seguro.
Un besazo.

Susi C. Pizarro dijo...

Jajaja, no lo habías visto nunca????. Hasta hace veintitantos años estaba en casa.....
Bueno, hermana vamos a celebrar la vida una vez más. Abuela y tía han estado ahi, eso seguro.
Un besazo.

Eva dijo...

Hola Susi.
Me ha hecho mucha ilusión este post, puesto que el otro día estuve cotilleando contigo la mayoría de las cosas que has puesto en foto. Os aseguro que en la mano todavía son más preciosas. Tienen un tacto firme y cada vuelta de hilo es un estallido de detalle y minuciosidad.
El abrigo es lo más. Ese hay que sacarlo a la calle, no sé, con un LBD o un vestido nude y tacón o taconazo y rematando, uno de esos sombreros que tan bien sabes lucir tú, Susi.
Y ese bolso... ¡Mataría por ese bolso! jejeje. Aunque de otra manera, hay reminiscencias de él y de su época en tus bolsitos Jane.
Ayer lucí mi Blue Alice y enseñe todos mis collares a mi cuñada que se quedó prendada de ellos. Las niñas se pusieron sus respectivas diademas y estaban preciosas. Ya te mandaré fotos.
Carmen y Leonor han sido las protagonistas de tus últimos posts. Dos pedazo de mujeres. No sé por qué me da en la nariz que no te vas a quedar con las ganas de hacer uno para la más especial de todas. Gora, se te ha echado de menos en este post, aunque todo lo que se publica en este blog tiene siempre algo que ver contigo, supongo :-)
Un beso grande a tod@s.

Susi C. Pizarro dijo...

Pero que estilos a y como te gusta la moda, jajaja. Pues sí, creo que un LBD debajo del abrigo iría genial.
El bolso lo ha heredado Silvia, ya me hubiera gustado a mi, jajaja.
Que bien que les hayan gustado las diademas.
Un post solo para mí madre........no se. Es que no le gusta que la saque, tendré que buscar la manera.
Bueno bueno, ya he visto tus fotos con el collar Blue Alice. Espectaculares tú y el collar.
Un besazo enorme.